Mi Jesús… mi querido Jesús.


Mi Jesús… mi querido Jesús. Muchos son lo que te han envidiado y te envidian, y nadie es tan humilde como tú, incluso portando tanta majestad, con tanto amor por los seres humanos y por toda la creación. Nadie como tú ayudó a los humildes y curó a los enfermos, nadie como tú enseñó a vivir en el mundo con paz y amor. Nadie como tú, Jesús, hijo de Dios, ha trabajado durante miles de años en la Tierra, para que la verdad y el amor se hicieran visibles, para recobrar la felicidad. Siempre dijiste que todos esos milagros los hacía el Padre, Dios, y que nosotros podíamos hacer lo que tú hacías y mucho más, porque el Padre nos ha dado una parte de sí mismo, para que lleguemos a ver el Amor de Dios, para vernos frente a nuestro Padre Creador.

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: