Mi Jesús… mi querido Jesús.


Mi Jesús… mi querido Jesús. Muchos son lo que te han envidiado y te envidian, y nadie es tan humilde como tú, incluso portando tanta majestad, con tanto amor por los seres humanos y por toda la creación. Nadie como tú ayudó a los humildes y curó a los enfermos, nadie como tú enseñó a vivir en el mundo con paz y amor. Nadie como tú, Jesús, hijo de Dios, ha trabajado durante miles de años en la Tierra, para que la verdad y el amor se hicieran visibles, para recobrar la felicidad. Siempre dijiste que todos esos milagros los hacía el Padre, Dios, y que nosotros podíamos hacer lo que tú hacías y mucho más, porque el Padre nos ha dado una parte de sí mismo, para que lleguemos a ver el Amor de Dios, para vernos frente a nuestro Padre Creador.

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: