Cruza la raya – Cross the line


Some time ago I copied my, myspace page, but I need the last few years, but will recover all required contents of other files, with patience, they have left me no other. From now until the presentation of my book and from the first post, my presentation in my first blog, on myspace, and repeated in this, here it is:

Hace tiempo copié la página de myspace, aunque me falta estos últimos años, pero recuperaré todo el contenido necesario, de otros archivos, con paciencia, ellos no me han dejado otra. De momento hasta la presentación de mi libro y desde el primer post, mi presentación en mi primer blog, en myspace, y la repetí en este, aquí está:

domingo, julio 13, 2008

Presentación del libro CRUZA LA RAYA

Presentación del libro

CRUZA LA RAYA

ROSARIO CORDERO TESÓN

Miércoles 16 julio a la 6 de la tarde

SEMANA NEGRA de GIJÓN

En la carpa

LA ROCKPUBLICA.

10:51

domingo, julio 13, 2008

*Michael Jackson – Earth Song *

http://mx.youtube.com/watch?v=E4Hcd60VoRM

10:34

martes, julio 01, 2008

Unos párrafos de mi libro, titulado: CRUZA LA RAYA

El CAMINO
Apresurada, huyendo de la inquietante frontera y en medio de
la penumbra, me adentro en una especie de “calle” sin advertir
cómo. Me centro en la observación de lo más cercano a mí;
estoy atraída por el estilo de construcción, y maravillada. Asumo
con más conciencia la necesidad de fijar en mi memoria todas
las imágenes, por la relevancia que proyecta el entorno. Estoy
frente a una pared que es como un rompecabezas en el que
todas las formas se ajustan. Piedras de diferentes tamaños, algunas
de considerables dimensiones, contrastan, con otras muy
pequeñas, encajan como si hubiesen sido modeladas para rellenar
de forma magistral huecos “fortuitos” de una pared, construida,
de la forma más complicada posible.
Enfoco la mirada en una de las piedras: es de un color blanquecino
recién estrenado con algunos veteados en tenues tonalidades
rosas pastel, y salpicada de sutiles brillos por el gran
contenido de fino grano cristalino. Siento que estoy en un
mundo nuevo brillando discretamente bajo un manto oscuro.
Una de las piezas de piedra encajadas entre algunas enormes es
tan pequeña, que parecen una auténtica broma preparada para
hace reír: me provoca una risita, y además, me reanima en el
imparable chorreo de sorpresas a punto de desbordarme en este
insólito trayecto.
Continúo mi avance, hasta encontrar un recodo: casi choco
por mi abstracción con la original pared; ¡su ángulo es perfecto!
Entre la variedad de tamaños de piedras encajadas veo el ángulo
creado en un mismo bloque de piedra, está tallado, es de considerables
medidas, está encajado en perfecta alineación, sería
imposible de imaginar (al menos para mí) de no tenerlo de
frente.

Extiendo la mirada a lo largo del nuevo tramo, y me adelanto
un poco; aquí se reduce el tamaño de las piedras, aunque siguen
siendo de formas desiguales, pero encajadas de igual modo, perfecto;
componen una especie de habitáculos, con pequeñas
puertas y algunas aberturas que parecen ventanucos. Con prudencia,
intento ver el interior a través de uno de estos tragaluces,
pero resulta imposible por algún ingenio de construcción. Estas
fachadas están recorridas por una acera, a una altura de un
metro aproximadamente con respecto a la “calle” —todo esto
observado desde una perspectiva, peculiar y extraña, tanto,
como todo lo que me rodea en esta extraordinaria circunstancia—.
Y mi tensión va en continuo ascenso.
Algo nuevo me sorprende en la observación del lugar: es un
pequeño animal de pelo tupido y como recién cepillado, parece
una cría, me recuerda a las llamas al primer golpe de vista, aunque
no puedo reconocer la especie, nunca he visto esta raza,
pero me inspira muchísima ternura y me siento atraída por el
deseo de acariciarlo. El blanco y solitario camélido (cuando en
esta otra realidad empecé a investigar sobre la zona y su fauna,
reconocí en él a una cría de guanaco, o vicuña, o quizá una raza
hermana extinguida. Viajero lector, no pretendo enseñarte lo
que desconozco, y mi ignorancia se muestra en este fascinador
camino), vaga en el final de la acera que se ensancha y forma
una especie de placita esquinada, donde se suceden distintos
niveles, por los que salta de uno a otro, sin parecer inquietarle
mi presencia. La escena parece estar hecha para agradar a la
vista, incluso, el espacio ocupado por la plaza parece iluminarse
dentro de la penumbra. Otro respiro, en una incipiente angustia
causada por la soledad de mi camino. La ternura que me inspira
el pequeño animal me hace pensar en niños.

<<

Qué hermoso lugar para ser habitado, pero ningún ser humano
aparece por aquí. ¿Qué está ocurriendo, o qué… ha ocurrido
aquí?>>.

Mis emociones cambian de extremo a extremo y empiezan a

mezclarse enredando el valor que había puesto en juego con la
desconfianza que sin fundamento alguno va fortaleciéndose en
algún lugar de mi interior. La misma percepción de mi estado
me hace recobrar fuerza, y pienso que este abatimiento no es
más que el fruto de la inseguridad y de la incertidumbre que
deja al miedo acercarse. Más afianzada por la fuerza que me
aporta el pensamiento positivo, continúo mi avance en busca de
alguna explicación, y de habitantes, por accesos que el sombrío
camino pone frente a mí, aún con cierta ansiedad, y absorbida
por pensamientos profundos.
De repente me doy cuenta de haber perdido el rumbo. Me
siento desorientada por completo y trato de encontrar un punto
de referencia. Ni siquiera puedo calcular la distancia que he recorrido
mientras mis pensamientos giraban en torno a mí
misma.

<<

Me asomé a una salida de aquella especie de pequeña
plaza o patio, y ahora me encuentro en esta abierta sombra.
Que Dios me ayude en este camino. Espero… no estar retrocediendo
al punto de partida>>.

© Copyright Rosario Cordero Tesón

21:31

martes, julio 01, 2008

Dublin Philharmonic, Dvorak, New World Symphony – 4th Mvt

http://mx.youtube.com/watch?v=_OaUbFu-fK0

12:24

lunes, mayo 19, 2008

Estreno

Un día cualquiera

Un día cualquiera puede ocurrir un suceso extraordinario: como ver una mirada de complicidad, ver una sonrisa limpia, recibir un saludo amable en la mañana de camino al trabajo, oír una palabra solidaria en la calle frete a una injusticia, o sentir una palmada de ánimo en el hombro; un día cualquiera puedes aceptar una flor silvestre que entrega un amigo, o, tomar un café en compañía, leer una poesía en el periódico; sonreír al ver un niño correr tras una pelota, contemplar el ocaso del sol y en el crepúsculo, los destellos de Venus; se puede recordar el sueño de la pasada noche, o a un amigo  que se fue llevándote en su corazón; tomar una ducha templada… oler el pan recién sacado del horno… Un día cualquiera tiene mil razones para ser disfrutado, para amarte a ti mismo y descubrir el amor a tu alrededor en sencillos actos.

Un día cualquiera como hoy me presento en esta ventana abierta para compartir un mundo individual; hoy es otro día importante.

……….©®Rosario Cordero Tesón………………..©® 

17:32

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: